El acceso a la web es un derecho humano como el acceso al agua

Eso es lo que opina el creador de la web Tim Berners-Lee y así lo manifestó esta pasada semana en una conferencia en el MIT.

No es algo que debiera estar sometido a excesiva discusión, nos debería bastar con leer el Artículo 19 de la Declaración de Derechos Humanos. Sí, esa que tienen ratificada incluso algunos que no la respetan y otros con menor cinismo dejan de lado por “razones culturales”:

Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y de expresión; este derecho incluye el de no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones y opiniones, y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión.

Realmente, parece que Berners-Lee no habló del acceso a Internet sino a la Web. No sé muy bien si por estar en una conferencia que versaba sobre la web o por alguna distinción técnica entre Internet entendido como protocolo que permite la conexión de múltiples redes y Web entendido como soporte del conocimiento humano. Tampoco creo que importe mucho aunque los acontecimientos recientes del norte de África nos enseñan que hay dos componentes básicos en Internet: el acceso a la información y el derecho a las comunicaciones. Podemos entender el primero como el acceso a un cuerpo de conocimiento y el segundo como el acceso a la interrelación humana. No creo que haya mucha diferencia para los censores pero … es una diferencia que se puede hacer, lo que nos daría dos derechos básicos en vez de uno, pero lo importante es que se respeten.

¿Y por qué como el agua? Porque nadie dudaría en reconocer ese derecho (excepto quizá quienes quieren mercantilizar el agua). Evidentemente, se puede vivir sin Internet pero no sin agua, esa es la gran falacia para suponer que no pueden tener el mismo grado de valor. Pero como explica Berners-Lee:

Es posible vivir sin la Web. No es posible vivir sin agua. Pero si tienes agua, entonces la diferencia entre alguien que está conectado a la Web y es parte de la sociedad de la información, y alguien que no, se está haciendo más y más grande.

Dicho de otra manera. También es posible vivir sin acceso al conocimiento y sin acceso a la educación pero nos parecería aberrante no considerarlo un derecho humano básico, no? Pues privar del acceso a la Red a las personas es privarles del acceso al conocimiento, privarles de la igualdad de oportunidades más esencial. Privarles, en definitiva, de su inalienable derecho al desarrollo y al progreso. Y que nadie se engañe, los países que más violan los derechos humanos, son curiosamente lo que más penalizan el acceso a la Red; todos los regímenes autoritarios tratan de cercenar el acceso a la Red (al conocimiento, a la comunicación … a la verdad) de sus ciudadanos.

Piensa en ello la próxima vez que alguien te enuncie la falacia: se puede vivir sin Internet // hay que controlar el acceso a Internet.

Comentarios cerrados.