De Debian a Ubuntu y de Ubuntu a Mint

En entradas anteriores hemos hablado de Debian como una metadistribución, esto es, una distribución que sin ser la más cómoda para el usuario medio final sirve para la elaboración de nuevos productos. Y es que Debian no es más que una organización sin ánimo de lucro con la finalidad de entregar un producto de software libre de la mayor calidad posible. Este producto es recogido por la empresa Canonical que lo transforma en Ubuntu, una distribución Linux que pretende tener el mayor grado de usabilidad para los consumidores finales sin grandes conocimientos técnicos. Como ya hemos comentado en entradas anteriores, esta reutilización es posible gracias a la licencia libre que obliga a distribuir el código fuente junto con el software.

Pues resulta que podemos añadir un eslabón más a la cadena de reutilización. Se llama Linux Mint y es una distribución basada en Ubuntu cuyo eslogan es “a la elegancia por la libertad”. Linux Mint no es más que una vuelta de tuerca más al producto inicial de Debian enfocándolo a la facilidad de uso y a la elegancia del escritorio. De nuevo, esta reutilización surge de la licencia libre que hace que el software de Ubuntu tenga que ser redistribuido junto con su código fuente sin ningún tipo de restricción hacia quién lo recibe.

Podríamos pensar que los productores de Linux Mint son una gran multinacional, pero no es así. Son un grupo de desarrolladores semiaficionados, no dedicados en exclusiva al trabajo en Mint. Si os tomáis la molestia de buscar por su web, veréis que la financiación del proyecto se consigue mediante donaciones de la comunidad y esponsorizaciones. En el mes de mayo sus recursos recaudados no alcanzaban los $ 6.000, procedentes de 202 donantes y 72 patrocinadores. Como veis, no se necesita ser una gran multinacional con recursos oceánicos para trabajar en base aun producto de software libre. Y la distribución resultante es bastante popular, según Distrowatch en los últimos seis meses alcanza el número 3 del ranking en visitas a su información tras Ubuntu y Fedora y por delante de otras como OpenSUSE, Mandriva o la misma Debian. ¡No son malos resultados para un producto de aficionados!

Comentarios cerrados.